<Página principal>         <Índice>      <Arqueología>

 

Análisis Etnohistórico y Comprobaciones de ADN e Idioma

de los Constructores de Tiwanaku

(Contactos)

 

 

Sequias

 

          Actualmente se ha postulado que una brusca y prolongada disminución de las precipitaciones ocurrida alrededor de 1000 a.p. (antes del presente) produjo el  declinamiento y la posterior desarticulación el imperio. Kolata. (1986).1

 

          Kolata sostiene que la razón fundamental del fin del estado Tiwanaku fueron las variaciones climáticas, posibles sequías de varios años de duración podrían haber destruido a este estado altiplánico cuya economía, y como de todos los pueblos andinos antiguos, estaba basada en la agricultura. 2

 

          Primera consideración alrededor del IX, o X, dp, se produjo un cambio climático en la zona del altiplano, indudablemente producto de la corriente del niño, con una sequía que duró 60 años aproximadamente, (Kolata, 1986).

Comienza la decadencia de Tiwanaku, y su posible debilitación y desintegración del imperio.

 

Lenguajes de el Area del lago Titicaca y Tiwanaku

 

          Alfredo Torero lingüista peruano (1970-87), sostiene que se hablaban 4 lenguas en el altiplano  en el siglo XVII, el aymara , el quechua, el puquina y el uruquilla. Las áreas geográficas de distribución de  las poblaciones que poseían estos  dialectos difieren de las actuales, de modo que el uruquilla habría sido hablado  principalmente en el área circundante al Lago Titicaca, mientras que el puquina estaba circunscrito a los Andes surcentrales incluyendo la región de Tiwanaku, el aymara a la región del Río Pampas en el departamento de  Ayacucho  el quechua a las sierras centrales del Perú.3

 

           “Básicamente, existen tres corrientes teóricas explicando el origen geográfico de la lengua aymara; a) en el altiplano del Titicaca (teoría localista del aymara altiplánico), b) en los andes centrales del actual Perú, c) en el norte del actual Chile. Algunas de las más importantes versiones del flujo hipotético localista sostienen que el origen del aymara fue mismo en el altiplano del Titicaca al lado del pukina, lengua extinta a comienzos del siglo XX, y el uru/chipaya, lengua en eminente peligro de extinción y que es hablada en pequeñas regiones del sur-oeste de Bolivia

 

          La teoría localista es conexa con la otra sosteniendo que en estado Tiwanaku el aymara era hablado por los agricultores. Mientras que los chuqilas eran los ganaderos, los urus eran los maestros del lago Titicaca, siendo que el pukina, la lengua de mayor prestigio en este estado, era hablado por la elite gobernante. El principal exponente de esta teoría es el arqueólogo norteamericano Alan Kolata”..4

Torero considera que que de acuerdo a su análisis gloto-cronológico propone un fechado de para la expansión inicial del quechua 1.100 a.p. y del aymara 800 a.p.

 

          Vemos que el idioma puquina no es extraño a la zona e incluso se lo menciona ,Kolata, como el utilizado por la elite tiwanakota.

 

La expansión aymara el puquina

 

          Existen algunas evidencias arqueológicas que sugieren que la etnia aymara es originaria de las sierras del sudeste del actual Perú, y comenzó un período de expansión territorial y conquistas entre los siglos XII y XIII de nuestra Era. En un período relativamente breve, este pueblo logró ocupar los territorios de otras naciones indígenas a las que sobrepuso su idioma y numerosos rasgos culturales. Entre las naciones más afectadas por la expansión aymara se cuentan los coyas o golla, que habitaban en quebradas y oasis del norte chileno y cuya lengua, la puqina, llegó a desaparecer. También los aymaras extendieron su presencia dominante sobre todo el altiplano de Bolivia y gran parte del noroeste de Argentina. Hacia el siglo XIV, el surgimiento de la nación quechua o incaica desbarató el poderío de los aymaras quienes fueron reducidos al vasallaje de los incas, como parte del Tawantinsuyu (las Cuatro Regiones) y cuyos territorios pasaron a constituir la provincia imperial del Collasuyu).

 

          Señala también Ibarra Grasso que los aymaras parecen haber pertenecido a una etnia emparentada estrechamente con los que desarrollaron la cultura condorhuasi en el norte argentino y, por cierto, con los constructores de la civilización de Tiwanaku. Según el mismo autor, la lengua coya o puquina habría sido solamente una forma dialectal de la misma lengua aymara. 5

 

          Alfredo Torero tambien considera que una invasión aymara procedente del norte estaría vinculado con el ocaso de Tiwanaku, cuyos constructores habría sido puquinas collavinos. Hay otras posiciones anteriores, Stúbel, Hule y Ponce Sanginés, contrarias a este razonamiento.

 

          Bouysse-Cossagne, 1987, Espinoza Soriano 1980, Gisbert, 1987, difieren respecto del origen geográfico de la supuesta invasión aymara.

 

          Los aymaras aparecen después de la decadencia de Tiahuanaco imperial y no se sabe exactamente sobre su origen anterior a ella. Según algunos cronistas españoles y documentos del siglo XVI, los aymaras vinieron del sur (Coquimbo y Copiapó) a poblar el actual espacio aymara, comprendido desde Qillacas hasta Lupaqa-Chucuito y Hatun Colla. Lo que quiere decir que los aymaras se desplazaron desde el sur hacia el norte invadiendo pueblos existentes, avanzando después hasta Cusco y Wari. Este desplazamiento aymara habría ocasionado de alguna manera la destrucción de Tihuanaco y Wari. Lo que en la perspectiva lingüística confirmaría que los tihuanacotas habrían hablado el idioma puquina y no el aymara. Y en efecto, hasta finales del siglo XVI, en la zona comprendida por el lago Titicaca y el norte de La Paz, aún se hablaba puquina. (GISBERT-ARZE-CAJIAS 1987: 136).

 

El ADNmt, y la relación de los esqueletos de Tiwanaku con otros sitios o muestras.

 

          Dados los avances recientes de la antropología molecular y la experiencia que hemos ganado en este campo, intentaremos constrastar en este trabajo las dos hipótesis básicas existentes sobre el origen de los constructores del imperio de  Tiwanaku, realizando un análisis de restos esqueletales exhumados en yacimientos arqueológicos pertenecientes a esta cultura.

Las muestras utilizadas  fueron exhumadas en Tiwanaku durante trabajos de terreno realizados por Alan Kolata y colaboradores. En los últimos 5 años, 1993..

 

          Akapana 3, Akapana Este 4, Chiji Jawira, 2, Molloa Kontu 3, Putuni 6.

 

Confirmación de los datos no aymaras de los constructores de Tiwanaku

 

          Resulta interesante constatar que la distancia existente entre Tiwanaku, las poblaciones prehistóricas del valle de Azapa, los grupos amazónicos y los quechuas es pequeña y no significativa, mientras que distancias mayores se aprecian entre éstas y las etnias originarias del norte de Chile avalando el análisis realizado por inspección.

 

          Cabe mencionar que en la  muestra de poblaciones prehistóricas del valle de Azapa, predominan los grupos de los periodos arcaico tardío, formativo y medio, razón que explicaría su proximidad a las poblaciones amazónicas. Los grupos del periodo Intermedio  Tardío tienden a agruparse más bien con los aymaras (Moraga 2003).

 

          El dendograma construido a partir de la matriz de las distancias de Nei, (1978), pone de manifiesto esta situación y muestra a Tiwanaku agrupado junto a quechuas, aborígenes amazónicos y  poblaciones del valle de Azapa, sugiriendo fuertemente una vinculación ancestral.

 

Indudablemente de aquí partió o paso un grupo  puquina rumbo a Tiwanaku antes de la invasión aymara al altiplano.

 

          El hallazgo más interesante de este trabajo es, sin duda, la proximidad genética de los restos esqueletales de tiwanaku  los quechuas y a los aborígenes de la Amazonia, deducida a patir de distancias no significativas. Por otra parte, estudios realizados en el valle de Azapa, indican que a partir del periodo Medio aumentan significativamente la frecuencia del halogrupo B, que es característico de los aymaras, coincidiendo con una posible llegada de este grupo étnico al altiplano.(Moraga2003).  

 

          No obstante, las distancias separa consistente y significativamente a tiwanacotas, quechuas y grupos amazónicos de aymaras y atacameños indicando un origen diferente. 

 

En efecto estos resultados avalan  la hipótesis de un origen no aymara de los constructores de Tiwanaku.

 

          Información  reciente obtenida por nuestro grupo de trabajo  y basada en el análisis ADNmt, (ADN, mitocondrial) vincula a aymaras y atacameños más bien a grupos de habla pano del Chaco fortaleciendo la hipotesis lingüísticas de Torero(1987), que sostiene que los aymaras habrían llegado al altiplano boliviano cerca de 1.100 ap. 6

 

          Según Albarracin-Jordan, no existe evidencia de cambios bruscos, sino una continuidad arqueológica entre Tiwanaku y Uma Pacajes, avalando la tesis de Kolata 1993,  respecto a la degradación climática y restando soporte a la hipotesis de que una invasión aymara post-tiwnakota, habría estado relacionada con su desarticulación. A partir de esta degradación se habrían estructurado en el área circun - titicaca, grupos políticos con participación aymara, que podrían haber enfrentado primero a los incas y luego a los españoles.

 

          Estos estudios indican que la similitud entre quechuas y tiwanacotas, no precisan  que los primeros estuvieran implicados en la construcción de Tiwanaku. También es posible que ambos hayan compartido un ancestro común cuyo origen es la región selvática de Bolivia, como indican recientes estudios de ADNmt, antiguo como herramienta realizados por nosotros. 7 En primer lugar se produjo una sequía alrededor del siglo XI, (1000D.C) en el área altiplanica, comienzo de la decadencia y desarticulación del imperio tiwanacota.

 

          Los aymaras no fueron los constructores de Tiwanaku, que llegan al altiplano en el siglo XII o XIII, D.C, Después de Cristo, como lo indica Torero, 1100 D.C.

 

          Además que los quechuas y amazónicos indudablemente Arawaks, tienen un origen ancestral común, y muy cercanos a los datos antiguos del valle de Azapa, desde el cual salieron o pasaron los ancestros puquinas elite organizadora y constructora de Tiwanaku, los gollas o Collas, o mejor dicho los Puquinas collavinos como señala Torero. 

 

          La expansión de los aymaras  hacia el altiplano  el siglo XII, coincidente con la caída de tiwanaku es muy sugerente ya que toda EXPANSION  es por la fuerza y los cronistas de la colonia hablan de Zapana  fundando Hatun Collao y la invasión de Cari por las armas y la toma de las islas del lago Titicaca y su posicionamiento en Chuquito.

 

          Luego de guerras muy largas finalmente Cari acuerda con un rey incaico y derrotan a Zapana. Cari toma Hatun Collao que luego es tomada por Pachacuti.

 

 



1 Análisis de ADNmt,de restos del sitio arqueológico de Tiwanaku y su relación con el origen de sus construcciones.Revista Chungara Volumen 35, N °2,2003, Pág.269-274,

2 ( Jorge Pedraza Arpasi) Introducción al Lenguaje, Historia, Cultura y Religión del Pueblo Aymara.

3 Análisis de ADNmt,de restos del sitio arqueológico de Tiwanaku y su relación con el origen de sus construcciones.Revista Chungara Volumen 35, N °2,2003, Pág.269-274,

4 ( Jorge Pedraza Arpasi) Introducción al Lenguaje, Historia, Cultura y Religión del Pueblo Aymara.

5 Texto la Revista ATLAS GENERAL DE LOS AYMARAS. Ediciones Occidente S.A.

 

 

 

 

 

 

 

 

6 Análisis de ADNmt,de restos del sitio arqueológico de Tiwanaku y su relación con el origen de sus construcciones.Revista Chungara Volumen 35, N °2,2003, Pág.269-274,

 

 

7 Análisis de ADNmt,de restos del sitio arqueológico de Tiwanaku y su relación con el origen de sus construcciones.Revista Chungara Volumen 35, N °2,2003, Pág.269-274,